Un día en la Transalpine















[caption id="attachment_2114" align="alignleft" width="200" caption="Depa y Elena en plena prueba"]Depa y Elena en plena prueba[/caption]



Cuarta etapa conseguida. Hoy ha sido dura, como os cuenta Depa en la crónica de hoy....
"Ufff, el día de hoy no ha sido nada fácil, ya nos habían avisado de que las condiciones climatológicas no iban a resultar demasiado buenas y, cómo no, han acertado. Hemos pasado un collado a más de 2.600 metros de altura, rodeados de niebla, nieve, viento y mucho frío. El único consuelo que nos queda para hoy, es que mañana va a ser mucho peor, ahora mismo está lloviendo y para mañana dan lluvia, temperaturas muy bajas y nieve en las alturas, de hecho han tenido que cambiar el recorrido por desprendimientos y nos "regalan" 300 metros más de desnivel y 5 kilómetros más de longitud. Suma y sigue.
Hemos respondido muy bien, estamos muy sorprendidos por lo bien que nos estamos adaptando al recorrido y lo bien que estamos sobrellevando los esfuerzos. Creo que la clave de esta buena recuperación está en que después de la carrera intentamos ser muy metódicos con los estiramientos, los auto-masajes, la crema fría para las piernas, la alimentación, hidratación y el sueño. Hay que dormir bien, al menos estar mucho tiempo "en la horizontal" 8 horas mínimo. Cuando terminas la etapa piensas que al día siguiente vas a ser incapaz de ponerte a correr otra vez, incluso lo sigues pensando cuando te levantas de la cama, apoyas el pie en el suelo y te diriges al desayuno como "las muñecas de famosa se dirigen al portal...". Te acercas a la salida, hablas con unos, con otros, todos con dolores, aquí, allá o más allá... Suena el "highway to hel" y se te pasan todos los males... ¡A correr!
"

Pero yo quería
Elena Moro -
Un día en la Transalpine















[caption id="attachment_2114" align="alignleft" width="200" caption="Depa y Elena en plena prueba"]Depa y Elena en plena prueba[/caption]



Cuarta etapa conseguida. Hoy ha sido dura, como os cuenta Depa en la crónica de hoy....

"Ufff, el día de hoy no ha sido nada fácil, ya nos habían avisado de que las condiciones climatológicas no iban a resultar demasiado buenas y, cómo no, han acertado. Hemos pasado un collado a más de 2.600 metros de altura, rodeados de niebla, nieve, viento y mucho frío. El único consuelo que nos queda para hoy, es que mañana va a ser mucho peor, ahora mismo está lloviendo y para mañana dan lluvia, temperaturas muy bajas y nieve en las alturas, de hecho han tenido que cambiar el recorrido por desprendimientos y nos "regalan" 300 metros más de desnivel y 5 kilómetros más de longitud. Suma y sigue.
Hemos respondido muy bien, estamos muy sorprendidos por lo bien que nos estamos adaptando al recorrido y lo bien que estamos sobrellevando los esfuerzos. Creo que la clave de esta buena recuperación está en que después de la carrera intentamos ser muy metódicos con los estiramientos, los auto-masajes, la crema fría para las piernas, la alimentación, hidratación y el sueño. Hay que dormir bien, al menos estar mucho tiempo "en la horizontal" 8 horas mínimo. Cuando terminas la etapa piensas que al día siguiente vas a ser incapaz de ponerte a correr otra vez, incluso lo sigues pensando cuando te levantas de la cama, apoyas el pie en el suelo y te diriges al desayuno como "las muñecas de famosa se dirigen al portal...". Te acercas a la salida, hablas con unos, con otros, todos con dolores, aquí, allá o más allá... Suena el "highway to hel" y se te pasan todos los males... ¡A correr!
"


Pero yo quería hablaros de cómo es un día "normal"-si es que se puede denominar así- en la TAR. ¡Sigue leyendo!




5.00 horas AM. Excepto el primer día, en el que la carrera empezó a las 11 de la mañana, y nos pudimos levantar a las 8, los horarios de la TAR no te dan tregua:  nos despertamos a las 5 (creo que han sido muchas más las veces que me he metido en la cama a esas horas intempestivas de la madrugada que las que me he levantado). Los privilegiados dormimos en hotel: ya que puedes elegir entre buscarte tú alojamiento en los pueblos donde empieza-acaba la carrera, o dormir en el campamento que propone la organización, más económico, pero con menos comodidades, claro); desayunamos (cargamos las pilas para lo que nos espera en el día).

5.30 Subimos a la habitación para ultimar los preparativos y el equipo que tenemos que llevar en el día, que viene marcado por la meteorología (la tarde anterior a cada etapa hay un briefing de la organización donde te dan el parte del día siguiente). Además de preparar lo que te vas a poner ese día, hay que llevar un material obligatorio por pareja: malla larga, cortavientos, guantes y gorro/a, botiquín, manta de supervivencia. Hay que estar preparados para todo, porque ya sabéis que el tiempo en la montaña cambia mucho en pocas horas y en pocos metros.

6.00-6.30 o una hora después, según la etapa comience a las 7 AM o a las 8 AM tenemos que estar en la zona de salida. Antes, la última visita al WC, el paso por los fisioterapeutas para que te pongan el "taping" del día (si cobraran, !se harían de oro!). Es normal ver a corredores con taping de todos los colores posibles y también en todas las partes del cuerpo posibles, y a más, y con más tapings se´gún pasan los días...- y a pasar a las "cajas" de salida (se sale por bloques según puestos en la general, hay 3: A, B y C. Nosotros estamos muy contentos porque ayer hicimos una remontada increíble y avanzamos 35 puestos en la general-nos dieron hasta un premio especial-, y en lugar de salir del C, hoy hemos salido del B).

7.00. Los corredores nos apiñamos en la salida y por megafonía el speaker anuncia uno de los momentos más esperados del día: al son del himno de la TAR, "Keep on running", y del "Highway to Hell" de los AC/DC calentamos piernas y gargantas y la sirena suena: ¡a correr!

De 7 a unas 5 ó 6 ó 7 horas después, según la longitud y desniveles de la etapa, pasamos por buenos y muchos malos momentos, y nos vamos haciendo preguntas:

a) A nosotros mismos, como, "a ver, ¿qué nuevo dolor tengo hoy?". Ayer el isquio cargado, hoy el tobillo, antesdeayer la rodilla... Bien, vamos bien...

b) Yo a Depa: "¿Cuánto queda para el próximo avituallamiento?" ¿y para la próxima subida dura?..." "Helen, acabamos de salir y nos quedan todavía 40 km"... ¡¿para qué narices pregunto?!

c) Depa a mí: "Helen, ¿estás comiendo? ¿estás bebiendo?". Estás preguntas son decisivas, no os creáis, no sabéis cómo se nota alimentarse e hidratarse correctamente durante la carrera: la primera etapa no me alimenté bien, y me dio una pájara de las buenas, así que a partir de ahí, a cada hora, Depa me pregunta, y me "obliga" a comer poco a poco un trocito de plátano, o de una barrita energética... o incluso me mete en la boca directamente un gel (lo tengo que contar, Depa) antes de que me dé tiempo a cerrar la boca. (Nota: mamá, tranquila, que Depa me está cuidando muy bien).

d) Depa a mí: ´cómo vas Helen? ¿vas bien a este ritmo?". Mi compi me va marcando el ritmo a seguir, y yo intento ir a su rueda, aunque a veces me cuesta: "intenta seguir mis pasos, poco a poco, piano piano"... Y mientras yo voy con la lengua fuera, él, tan campante, cantando tangos (como en la subida de hoy), y recordándome el ABCD de las carreras de montaña: ANDAR-BEBER-COMER Y DESCANSAR.

Y así transcurre la etapa, entre CACO y CACO (caminar-correr, caminar-correr). Para finalizar, unos descensos de los que se acuerdan us cuádriceps durantes meses, y que es el Talón de Aquiles de muchos corredores no acostumbrados a la montaña.

LLegada a meta: una más en el saco, el cansancio se disipa un poco con la alegría por haber hecho una etapa más. En la meta nos espera comida, agua, los zumos de fruta recién hechos de la carpa de Buff y ¡¡barra libre de cerveza!! (nosotros sin alcohol, ¡eh!)

16 h. Volvemos al hotel, y hacemos el parte del día: una uña menos, otra ampolla... Una ducha, unos estiramientos (fundamental), un masaje relajante y al centro de prensa a escribir la crónica del día.

17.30. Hora de la merienda-cena: la "PASTA PARTY", que consiste en eso, en cenar básicamente pasta para llenar los depósitos de energía para el día siguiente. Momento de reencuentro con el resto de corredores, y de repaso de la etapa, se dan los premios del día, se pasa el vídeo y las fotos del día en una pantalla, el briefing del día siguiente , y a las 8 de la tarde  ¡a dormir!, que hay que descansar para la etapa del día siguiente. Dulces sueños.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...