Muere Ueli Steck, adiós al más veloz a este lado de las montañas

Redacción Oxígeno -
Muere Ueli Steck, adiós al más veloz a este lado de las montañas
Muere Ueli Steck, adiós al más veloz a este lado de las montañas

Twitter nos despertaba esta mañana de domingo con una fatídica noticia, aún no confirmada a esas horas de la mañana: el cuerpo sin vida del alpinista suizo Ueli Steck había sido encontrado en las laderas del Nuptse, cerca del Campo 1 del Everest. Aún incrédulos, deseando que fuera un error o un tweet falso más, consultábamos las fuentes donde se había publicado la noticia, el diario nepalí “The Himalayan Times”, en el que se relataba que un grupo de seis rescatadores había encontrado el cuerpo del alpinista suizo en una ladera de hielo por la que probablemente habría resbalado; la otra fuente que confirmaba lo peor era Alan Arnette, alpinista y reputado cronista del Everest, que publicaba en su blog que varias fuentes del campo base le habían transmitido que, efectivamente, el cuerpo encontrado era el del alpinista suizo.  

Esta semana seguíamos con interés los avances de “The Swiss Machine” en el valle del Khumbu, donde estaba aclimatándose activamente, como a él le gustaba, para acometer su gran reto este año y uno de los proyectos más vanguardistas del alpinismo mundial: encadenar junto a Tenjing Sherpa las cumbres del Everest y el Lothse en un solo envite a través de una arriesgada y severa arista. Un motivado Ueli subía estos dos últimos post en su página de  Facebook los pasados 24 de abril y 26 de abril: 

“26 de abril. Rápido día desde el CampoBase hasta 7.000 m y vuelta. Me encanta este lugar. Todavía creo en una aclimatación activa, una manera más efectiva que pasar noches arriba en altitud!”. 

“24 de abril. He pasado dos noches en el Campo 2. Bonito y cálido tiempo. He tenido la oportunidad de ir a echar un vistazo a la arista Oeste. Las condiciones son muy buenas, pero nunca sabes si esto puede cambiar hasta en un mes. Estamos pasando un buen momento, afortunadamente Tenjing Sherpa se está recuperando de su congelación y pronto podremos estar juntos en la montaña otra vez. La previsión meteorológica anuncia vientos muy Fuertes para los próximos días, después de que hayamos aclimatado, seguiré la regla de moverme en la montaña y no pasar demasiadas noches en los campos. De esta manera nos mantenemos en forma y nos adaptamos a la altitud”. 

Audacia, imaginación, compromiso y  superación. Eran los pilares que regían las motivaciones alpinas de Ueli Steck. El suizo era uno de los pioneros del llamado “alpinismo de velocidad”, un adalid del “Citius, Altius, Fortius”, el “más alto, más rápido, más fuerte” llevado al reino de las montañas. Su objetivo: ascender y descender de las cumbres en el menor tiempo y con el equipo más ligero posibles, en el estilo más puro que permitiera la montaña y “ofreciendo la variante más segura para los alpinistas de alto nivel”, como repetía después de cada una de sus hazañas. 

Ueli era un Ussain Bolt llevado al plano vertical, un hombre o una máquina que batía récords de velocidad ascendiendo veloz y ligero por algunas de las montañas más altas, temidas y difíciles del mundo. Un devorador incansable de marcas que empezó a coleccionar con las míticas caras norte de los Alpes, estrenándose en 2007 nada menos que con la terrible cara norte del Eiger, su “campo de entrenamiento” preferido.

El suizo ascendió en solitario por la ruta clásica, la Heckmair, que se estira por 1.800 exigentes metros de pared, y que pone a prueba a los escaladores más técnicos con arriesgadas secciones de roca y neveros, en 3 horas y 45 minutos. Una barbaridad, teniendo en cuenta que la primera expedición en aventurarse por la terrible norte del Eiger, allá por 1938, tardó tres días…  Un año después rebajaría su propia marca poniendo el crono en 2 horas 47 minutos y 33 segundos. Este mismo año superó la pared mixta de las grandes Jorasses (4.208 m) en solitario en un tiempo de 2 horas y 21 minutos, y al año siguiente tardó 1 horas 56 minutos en completar los 1.100 metros de la norte del Cervino por la vía Schmidt. Su compatriota Dani Arnold fue el único que rompió su hegemonía en el Ogro, arrebatándole en 2011 su marca, pero The Swiss Machine recuperó el cetro de la velocidad en el Eiger el 16 de noviembre de 2015 pulverizando los registros: 2 horas, 22 minutos y 50 segundos, rebajando en 6 minutos el registro de Arnold.

Continuó sumando récords a su curriculum, pero quizás las muescas más profundas que  añadió a su piolet tuvieron lugar entre los gigantes del Himalaya. El 16 de abril de 2011 tardó 10 horas y media en ascender los 2.200 m de desnivel positivo desde el campo base avanzado a la cima del Shisha Pangma (8.013m) por la ruta suroeste, y el 13 de octubre de 2013 se confirmó como uno de los alpinistas más comprometidos y vanguardistas del mundo al ascender en solitario por la sur del Annapurna (8.091 m) tardando 28 horas en llegar a la cumbre y regresar al campo base, tremenda actividad por la que fue galardonado con el Piolet d’Oro. Anteriormente ya había hecho sus pinitos en la sur del Annapurna, allí se encontraba en 2008, cuando recibió la llamada por el walkie del alpinista rumano Horia Colibasanu, que pedía ayuda para rescatar a Iñaki Ochoa de Olza, atrapado en la arista este con un edema pulmonar. El suizo no dudó en acudir en su ayuda, convenciendo a Horia para que descendiera y poniéndole fuera de peligro, y quedándose con Iñaki, moribundo, dando muestras también de su generosidad y altruismo. 

La imaginación  y ambición de Ueli no tenía fin, “inventándose” proyectos que parecían casi imposibles sobre el papel, como su logro de unir tres itinerarios clásicos de los Alpes en un solo día, Jungfrau, Mönch y Eiger, escalando a sus cimas y volando literalmente desde ellas en parapente, una actividad  que hizo en apenas quince horas, o su desafío de recorrer todos los cuatromiles de los Alpes en 62 días, dando muestras una vez más de su energía inagotable… Energía que no sólo se dejaba en las montañas, también en las distancias cortas, siempre con una sonrisa para la gente que se acercaba a saludarle o a hacerse una foto con él. 

Descansa en paz Ueli, desde la redacción de Oxígeno mandamos un fuerte abrazo a sus amigos y familiares.  

“Escalar va más allá del rendimiento, es algo que haces porque lo amas”, Ueli Steck 

SUS RÉCORDS DE VELOCIDAD

2004: Cara norte del Eiger, el Mönch y el Jungfrau con Stephan Siegrist, en 25 horas.

2007: Cara norte del Eiger, en 3 horas y 54 minutos.

2008: Cara norte del Eiger, en 2 horas 47 minutos y 33 segundos.

2008: Cara norte de Les Grandes Jorasses por la vía Colton-McIntyre, en 2 horas 21 minutos.

2009: Cara norte del Cervino por la vía Schmid  en 1 hora y 56 minutos.

2011: Cara sur del Shisha Pangma, en 10 horas y 30 minutos.

2013: Cara sur del Annapurna, en 28 horas y en solitario, actividad por la que fue premiado con el Pilet d’Oro.

2015: Coronó todas las cimas de más de 4.000 metros de los Alpes, en 62 días.

2015: Cara norte del Eiger, en 2 horas y 22 minutos, por la vía Heckmair. 

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...