Alex Honnold: "Lo más difícil fue creer que era posible"

Entrevistamos al último mito de la escalada, protagonista del oscarizado documental "Free Solo"
-
Alex Honnold: "Lo más difícil fue creer que era posible"
Alex Honnold: "Lo más difícil de escalar El Capitan sin cuerda fue creer que era posible"

SOLO

Por Jorge Jiménez Ríos

“Todos los días salgo a escalar, como un bailarín que trabaja en su danza. Probablemente ellos tienen las mismas metas, unos movimientos que lograr, pero su principal objetivo es el conjunto de esa danza. Así es como yo me expreso. Es la danza lo que cuenta”. Son palabras de John Bachar, miembro de aquel icónico grupo de los Stone Masters que revolucionaron la escalada mundial en la meca de las grandes paredes, Yosemite, en los años 70 y 80. Ídolo de una generación que dejó su legado en forma de dificultad y perseverancia, Bachar quizá fue el más destacado de aquel movimiento contracultural, en gran medida gracias a su forma de entender la escalada, en su estilo más puro, ascendiendo multitud de rutas sin cuerda. “Acepto las consecuencias de lo que hago. No importa lo que hagamos con nuestras vidas, nuestros cuerpos son temporales. Todos vamos a morir y prefiero morir escalando que de cualquier otra manera”. Esta aceptación extrema de tus capacidades, en el territorio hostil y desmedido de los big wall, influyó directamente en sucesores como Dan Osman, Dean Potter y, por supuesto, en Alex Honnold, quien ha recogido ese testigo para confirmarse como uno de los escaladores más dotados de todos los tiempos. Su ascensión sin cuerda (solo integral) de la ruta Freerider, en El Capitán, algo nunca antes conseguido en una pared oceánica que supera los novecientos metros de granito exigente, ya se considera como una de las mayores actividades en roca imaginadas nunca por un ser humano. Una barbaridad.

El documental que narra sus peripecias en esa elegante mole de Yosemite, "Free Solo", también ha establecido un nuevo hito: la primera vez en la historia que una película sobre escalada se lleva el Oscar de la Academia americana.

Rutas como el Sendero Luminoso en Potrero Chico (México), la Moonlight Buttress en Zion, Astroman y Rostrum, en Yosemite, todas ellas sin cuerda, han demostrado el perfecto conocimiento de sí mismo que tiene Honnold; la alta concentración en cada movimiento, y de ahí las sensaciones únicas con las que te recompensa una actividad que no permite errores.

Cuando charlas con Alex se muestra sencillo y abierto, sin miedo a ser interrogado por cuestiones como el riesgo o la locura. Los ojos le brillan cuando habla de sus escaladas. Parece que las manos se le escapan solas buscando donde aferrarse. Su aspecto no es el del típico escalador de Yosemite, ni su actitud. Es alguien tímido, casi sonrojado, no muy dado a alimentar su ego. Quizá por ello es capaz de mantener limpia la cabeza mientras escala. Quizá por ello Alex no comete errores.

Alex Honnold:

Publicidad

¿Qué significa el miedo para ti?

Si creo que estoy en peligro, por supuesto tengo miedo. Miedo de morir, miedo de exceder mis límites, como mucha gente cuando escala. Pero no hay nada que me obligue a escalar, si pienso que algo me hará sufrir psicológicamente sencillamente no lo hago.

¿Qué fue lo más difícil en Freerider?

Creer que era posible. Muchos años imaginando, pensando, lidiando con las trabas mentales para decidir que podía afrontar algo así.

Publicidad

¿Era una especie de plan secreto?

Lo cierto es que no quería ninguna presión, ninguna expectación. Para muchos podría ser un plan totalmente loco. Quería llegar a Yosemite, caminar tranquilamente, cómodo, sin que hubiese gente preguntándome al respecto.

¿Qué es lo próximo?

Creo que me voy a meter a escalador deportivo (se ríe), así que viajaré mucho a España. Expediciones para escalar, mejorar siempre. No sé hasta qué punto podré hacerlo en la escalada en solo integral, así que seguiré pasos lógicos, ampliando la dificultad primero de forma segura. Seguir cambiando mi juego.

A a veces necesitas un extra de motivación, de sensaciones, un toque de perfección...

¿Te interesa la exploración de nuevas paredes?

Quizá. Me gustaría ir a lugares como las Torres del Trango, en Paquistán, pero no me siento como un explorador. No creo que me veas yendo a Groenlandia, buscando una pared virgen en medio de la nada. Me gustan lugares como Yosemite, con una escalada limpia.

Alex Honnold:

Alex Honnold durante la ascensión sin cuerda de "Freeride", en El Capitan.

¿Por qué escogiste tu tipo de actividad?

Bueno, soy de Sacramento, en California, y allí siempre ha habido una gran tradición de escalada sin cuerda, que se lleva gestando más de veinte años. Está muy cerca de Yosemite, donde la roca es muy buena y segura para escalar. Por ejemplo, en España, donde hay mucha caliza, no sería tan seguro escalar sin cuerda, así que no me lo planteo.

¿Qué te ha dado este tipo de escalada?

Es más que una experiencia. Por supuesto hago mucho más que escalar sin cuerda, pero a veces necesitas un extra de motivación, de sensaciones, un toque de perfección. Y no hay nada más perfecto que escalar sin cuerda, donde no puedes cometer errores, donde encuentras la absoluta maestría de tus capacidades.

¿Cómo te mantienes concentrado?

Es algo natural, sencillamente lo haces. Sería imposible si no, o caerías. Sale de dentro.

¿Grandes paredes o mucha dificultad?

Ambas actividades me gustan. Por supuesto prefiero un grado menor para hacer solos, pero me gusta probarme en todo tipo de paredes.

Publicidad

¿Dejarías que tus hijos escalasen donde tú lo has hecho?

Definitivamente llevaré mis hijos a escalar, si alguna vez tengo, pero nunca les presionaré para hacer solo integral, aunque si sale de ellos apoyare sus proyectos. Nunca hice un solo hasta que llevaba diez o doce años y empecé por cosas muy sencillas. Es fundamental una gran preparación, construir poco a poco tus capacidades. No hay nada de malo en el solo integral sino en la mala evaluación de tus límites, de tu fuerza física y mental.

¿La siguiente pared?

No ha pasado mucho tiempo desde Freerider, pero tengo muchísimos proyectos. Este invierno estuvimos en la Antártida, en la Tierra de la Reina Maud, una gran aventura. Creo que hare proyectos como este tipo. Además este año con el lanzamiento y éxito del documental me temo que tendré mucho trabajo de marketing por delante, más que de escalada. Mi gran proyecto es seguir disfrutando.

Alex Honnold:

Honnold durante el solo integral del Half Dome, en Yosemite.

¿Hay escaladores que te motiven?

Cuando era joven Tommy Caldwell era mi ídolo. También gente como Chris Sharma, Adam Ondra o Alex Megos, que están realmente fuertes y hacen dificultades a las que ni me acerco. Me inspira la gente que hace cosas diferentes a mí, que alcanzan nuevas cotas y desafían los límites que conocemos. Son escaladores alucinantes. Gente como Dean Potter siempre me ha inspirado, pero hacen actividades muy similares a la mía. Alex Megos, por ejemplo, hace cosas extraordinarias y parece que lo hace de una forma muy sencilla. Como un baile. Me inspiran las cosas que no puedo hacer.

¿Hay diferencias entre antes y ahora en Yosemite?

Creo que su historia ha cambiado constantemente, y que ha vivido una evolución lógica. La comunidad ha cambiado también a través de las reglas y leyes del valle, pero siempre será más que una simple comunidad. Creo que desde los 70 todo ha vivido un cambio natural, avanzando de la mano de las sociedades.

Publicidad

¿Qué piensas de los ochomiles?

¡Mucho frío! Quizá algún día lo intente, si voy patrocinado a una expedición, pero no es una actividad que ocupe mis sueños.

Me resulta más importante compartir aventuras con mis amigos.

¿Cómo ves el futuro de la escalada tras el 9c de Adam Ondra y tu solo en Freerider?

Realmente no lo sabemos. Escalar en solo integral era la forma más pura de afrontar una gran escalada, para mí, y después de Freerider todavía no he sido capaz de captar todas las sensaciones y enseñanzas de esta ascensión, como para pensar en que habrá más allá. La dificultad seguirá siendo el objetivo prioritario, creo, pero deberemos esperar.

¿La mejor escalada qué recuerdes… y la peor?

La peor es cuando vas a un lugar y no consigues las ascensiones que pretendes. Las mejores algunas de Patagonia, como la Travesía con Tommy Caldwell, que fue una gran aventura, muy loca y muy especial. La escalada en solo integral es muy especial, pero me resulta más importante compartir aventuras con mis amigos.

Alex Honnold:

Publicidad
También te puede interesar

Jimmy Chin y su equipo explican cómo rodaron el documental sobre la ascensión sin cuerda de Alex Honnold en El Capitán

Te recomendamos

Una de las grandes novedades de Sea to Summit para las aventureras y amantes de los d...

Así son las Merrell Antora, os contamos al detalle cómo son las primeras zapatillas d...

Probamos las nuevas ASICS Gel Fuji Trabuco 7 y te contamos cómo rueda el modelo estre...

Junto a Patrick Seiwald, el tirolés inaugura un rutón de mixto con dificultades de M9...

Así es la Forge S GTX, la primera bota de trekking del mundo con horma personalizable...