10 cumbres con vivac

Montañismo clásico en territorio salvaje
Juanjo Alonso -
10 cumbres con vivac
10 cumbres con vivac

Es un placer disfrutar el amanecer en el filo de un glaciar a tres mil metros de altitud, sobre el desierto helado de una laguna congelada, en la pradera resplandeciente de un pastizal alpino, escuchando el bramido de un torrente salvaje o sumergido en la penumbra intemporal de un abetal pirenaico. Vivaquear en la montaña es un encuentro con el montañismo clásico y esencial, una excelente manera de experimentar las palpitaciones de las grandes cordilleras peninsulares y la mejor forma de afrontar actividades deportivas de envergadura, en largas travesías, cuando la distancia de los itinerarios son elevadas y requieren más de una jornada o el compromiso técnico es demasiado ajustado y requieren pasar la noche cerca de las cumbres. Y también simplemente por el deleite de ver la puesta del sol en el territorio salvaje de las cimas, cerca de las estrellas, donde todo el espacio es lúcido y amigable, donde todo es equilibrio y paz.

Sierra de Gredos

Gargantas del Macizo Central

Punto de partida y llegada: Navalperal de Tormes (Ávila) / Distancia: 27,7 kilómetros / Desnivel positivo: 1.240 metros

La Garganta del Pinar es una de las grandes brechas abiertas por los glaciares cuaternarios en la vertiente norte de la sierra de Gredos y una de las mejores vías montañeras que entran en el arrogante corazón alpino del Macizo Central. El punto de partida es el puente del río Tormes, en Navalperal de Tormes, por el sendero de pequeño recorrido PR-AV 35. El camino pasa el puente de las Ranas y sigue las indicaciones hacia Cinco Lagunas, uno de los nidos geológicos más bellos, intactos y salvajes de la cordillera gredense. La vereda salva un repecho duro y recorre la planicie de la Vega del Horno hasta el Chozo de la Barranca, donde comienza el territorio de montaña entre torrentes y grandes escalones de granito. Un lugar ideal para hacer vivac es la orilla de la laguna de Majalaescoba, antes de subir al Circo de Cinco Lagunas, con praderas y agua fresca, más arriba es el reino de la roca viva y desnuda.

10 cumbres con vivac

El itinerario clásico asciende por Cinco Lagunas y salta la cuerda por la Portilla del Rey para bajar el Gargantón hacia el Refugio Elola. En el desagüe de la laguna Grande, sin llegar al refugio, sale el camino que baja por la Garganta de Gredos, otra de las cicatrices geográficas con mayor ambiente y estilo geográfico de la sierra. La opción para subir el Almanzor (2.591 m), techo de Gredos y del Sistema Central, sale de Cinco Lagunas directamente por la Portilla de Cinco Lagunas, corona el Venteadero y recorre la cresta del Cuchillar de Ballesteros por los bloques de la cara este hasta la Portilla de los Cobardes, justo debajo de la cumbre. El descenso baja directo al refugio por la Portilla del Crampón y Hoya Antón.

Publicidad

Sierra de Guadarrama

Cara norte de Peñalara

Punto de partida y llegada: La Granja de San Ildefonso (Segovia) / Distancia: 25,6 kilómetros / Desnivel positivo: 1.240 metros

La concurrida vertiente oriental del macizo de Peñalara es una galería de circos glaciares, lagunas de montaña y canales alpinas que son las vías de acceso más frecuentadas durante todo el año para alcanzar la cima principal de la sierra de Guadarrama desde el puerto de los Cotos. Y sin embargo pocos montañeros se aventuran por los hermosos pinares de la cara norte para alcanzar la popular cumbre guadarrameña por las antiguas majadas ganaderas y los puertos históricos del Reventón y los Neveros. La distancia, el tipo de terreno y el elevado desnivel positivo de la travesía favorece el planteamiento de dos jornadas, vivaqueando en las inmediaciones de la cima para disfrutar de las vistas, teniendo en cuenta la normativa del Parque Nacional de la Sierra Guadarrama que prohíbe la instalación de tienda o carpa para dormir.

La ruta sale de la Urbanización Caserío de Urgel, en La Granja de San Ildefonso, y sube por la dura y larga pista ganadera del puerto del Reventón. En la fuente del Infante hay que llenar las cantimploras porque no existen probabilidades de encontrar agua más arriba. En el Reventón, donde está el monolito en honor de José Ibáñez Marín, hay que seguir la cuerda hacia el sur por los Altos de Poyales y el Cerro del Nevero, pasar el puerto del Nevero o de Quebrantaherraduras y continuar por el agreste Risco de los Pájaros y la aérea cresta de Claveles hasta la cima del Peñalara (2.428 m). El descenso sigue la cara oeste por Majada Hambrienta, baja hasta Majada Aranguez, que conserva un viejo chozo pastoril, y sigue una senda clara que lleva al PR-15, marcado con señales blancas y amarillas. El sendero pasa el puente del Vado Oquendo y llega hasta el Caserío de Urgel por el lateral del muro del Palacio Real.

10 cumbres con vivac

Picos de Urbión

Cara norte del Urbión

Punto de partida y llegada: Viniegra de Abajo (La Rioja) / Distancia: 31,6 kilómetros / Desnivel positivo: 1.210 metros

La fama de la laguna Negra eclipsa los valores ambientales de otros bellos circos glaciares en los Picos de Urbión, como la laguna de Urbión, uno de los nichos lacustres más aislados y solitarios del macizo. La visita de este fantástico escenario alpino está en la ruta de ascensión del pico Urbión por la cara norte, sorteando los sobrecogedores precipicios “oscuros” de Peñas Blancas. El inicio de la travesía montañera es la desembocadura del río Urbión en el río Ormazal, en la carretera de las Viniegras (LR-333), entre ambas poblaciones. En la cuneta de la carretera hay hueco para tres o cuatro coches. La vereda sigue la orilla del río Urbión en un acogedor paisaje ganadero, pasa la ermita de San Millán y los refugios de Tacudia, del Pino y de Rosabaila. En la confluencia de Hoyo Bellido con el Urbión está el refugio de Hoyo Bellido. El sendero sigue el valle principal de la derecha por terreno de montaña.

La senda asciende el valle glaciar por la derecha del río, pasa la cabaña de Campolengo y poco después una solitaria pareja de tejos centenarios. La cumbre del Urbión parece cercana pero todavía hay que salvar el fuerte desnivel hasta el circo de la laguna de Urbión, un buen lugar para vivaquear, completando la subida por la izquierda de las paredes de Peñas Blancas. El descenso baja de la cumbre hasta Portillo Arenoso y entra en el panorámico cordal noreste por los riscos que están detrás del monumental arco de roca del collado. En la cota 2050 hay que dejar la vereda principal y mantener el rumbo norte por la loma que separa Hoyo Bellido y el valle del río Urbión. El sendero pierde altitud y aparecen infinidad de trazas de ganado que bajan al refugio de Hoyo Bellido y conectan con la vereda del largo valle del río Urbión.

Publicidad

Picos de Europa

Torrecerredo por Horcados Rojos

Punto de partida y llegada: Fuente Dé (Cantabria) / Distancia: 26,8 kilómetros / Desnivel positivo: 1.870 metros

El techo geográfico de Picos de Europa y de la Cordillera Cantábrica tiene varias rutas de acceso, todas son largas y requieren buen nivel físico y soltura para moverse en territorio calcáreo de alta montaña, especialmente cuando queda nieve entre las torres de piedra. Una opción es dividir el recorrido en dos jornadas, vivaqueando en la travesía de los Picos de Arenizas, entre Horcados Rojos y el Jou de Cerredo. La ruta sale de Fuente Dé y por la vertiginosa senda del Hachero. La opción de usar el teleférico para subir hasta la estación del Cable depende del horario y es personal. El camino sigue el sendero de pequeño recorrido de Horcados Rojos por la Vueltona, marcado con galones amarillos y blancos en el antiguo carril minero que sale de las instalaciones del teleférico. En el collado de Horcados Rojos hay que subir unos metros por la canal de la izquierda, hasta una pequeña brecha en el cordal de las Peñas de los Urrieles, y hacer un flanqueo incómodo debajo de las crestas del Pico de Arenizas para entrar en la embocadura oriental de la Horcada de Caín, sin saltar antes la cuerda por la Collada Labrada.

La ruta mantiene la cota, sin subir hasta la Horcada de Caín, por resaltes rocosos y terreno suelto hasta la Horcada de Don Carlos, más sencilla y evidente que el paso anterior de Arenizas, entrando en los balcones del Jou de Cerredo. El Torrecerredo (2.648 m) aparece delante, imponente. La vía normal es una vira diagonal con fisuras y repisas que requiere una trepada sencilla (II), con cuidado en las zonas sueltas y nada de vértigo, sobre todo en el descenso. En la pared hay un montaje de rápel para asegurar con cuerda. La vuelta es por el mismo camino. El vivac es cualquier repisa cómoda con vistas del Naranjo de Bulnes, el Picu. Una opción de retorno es descender la cara oeste de la Horcada de Caín hasta Hoyo Cimero y ascender hasta Cabaña Verónica por la Collada Blanca, conectando después con la ruta de la Vueltona y Fuente Dé.

10 cumbres con vivac

Pirineo catalán

Pica d'Estats por Vallferrera

Punto de partida y llegada: Areu (Lérida) / Distancia: 21,4 kilómetros / Desnivel positivo: 1.680 metros

La Pica d’Estats es la cota de mayor altitud del Pirineo catalán, un enérgico eslabón geográfico que conserva una extraordinaria morfología glaciar de circos, morrenas y lagos con varias cimas que superan los tres mil metros de altitud. La aproximación por la vertiente española es larga y una vez metidos en las entrañas del macizo merece la pena pasar dos o tres días recorriendo cimas, crestas y lagunas de montaña. El acceso en coche, sin nieve, sigue una pista de montaña desde Areu hasta el Pla de Boet. Cuando hay complicaciones en el camino se puede subir andando por el GR-11. El sendero de la Pica pasa el torrente de Areste y llega enseguida al refugio de Vallferrera, centro de operaciones montañeras en las cumbres del macizo. La ruta sube por el collado de Areste y recorre el barranco de Sotllo por las praderas de Socalma, alcanzando los estanys de Sotllo y de Estats, dos joyas lacustres en la áspera naturaleza de esquistos mineralizados con mármoles y calizas de colores que adquieren unos brillos particulares al atardecer.

El camino salta el Port de Sotllo y baja por la vertiente francesa, rodeando la cara norte de la punta Verdaguer para alcanzar el Col de Riufret, con opción de coronar el Montcalm (3.077 m). Antes de llegar al collado sale por la derecha un senda que sube directa hacia el paso que separa el Pic Verdaguer (3.131 m) y la Pica d’Estats (3.142 m). La arista para alcanzar la cima es sencilla pero muy área, en terreno suelto, y es peligrosa con mala visibilidad. Una posibilidad de bajada sigue la cresta por las puntas Gabarró (3.115 m) y Rodó (3.004 m) en terreno delicado (III). Un descenso clásico en dos jornadas vuelve al Port de Sotllo por el mismo camino y asciende el Sotllo (3.085 m), después baja los panorámicos resaltes de la cara sur (II), pasa los estanyets de Sotllo, terreno de vivac, y entra en los nichos glaciares de la Coma de Sotllo y el Circo de Baborte, completando una magnífica travesía montaña por el sendero de la Costa de Lari.

Publicidad

Pirineo aragonés

Vuelta al Vignemale

Punto de partida y llegada: San Nicolás de Bujaruelo (Huesca) / Distancia: 46,8 kliómetros / Desnivel positivo: 3320 metros

El macizo de Vignemale, Comachibosa o Viñamala es una majestuosa arquitectura geográfica que alberga el mayor glaciar vivo de los Pirineos y doce cumbres de tres mil metros de altitud. La vuelta integral de la montaña requiere dos o tres días de travesía, según la preparación, las condiciones ambientales y el tiempo de contemplación de cada uno, con posibilidad de usar los refugios de la vertiente francesa o vivaquear donde las emociones y el paisaje se pongan de acuerdo. El punto de partida es el antiguo puesto fronterizo de San Nicolás de Bujaruelo. La ruta cruza el puente de piedra y sigue el GR-11 hacia Panticosa por el valle del río Ara. En la confluencia del valle del Otal conecta con una pista que termina en la cabaña de Ordiso. El sendero entra en el grandioso paisaje pirenaico del alto Ara, encajado en el pedestal de la pirámide oeste del Vignemale. En los muros de los picos Cerbillona y Central destaca el Corredor Moskowa (III), la primera vía de ascensión por esta vertiente de la montaña, en 1838.

La travesía sale del Ara por el collado de los Mulos, baja al refugio de Oulettes de Gaube y sigue las indicaciones del refugio de Baysellance por el collado de Ossoue. La cara norte del macizo de Vignemale es una estampa esencial de las montañas pirenaicas. La vía normal (II) de ascensión al Gran Vignemale o Pique Longue (3.299 m) comienza después de pasar el refugio Baysellance, remontando el impresionante glaciar de Ossoue hasta la trepada de la cima. La travesía desciende el encajonado valle de Ossoue hasta la orilla del embalse de Ossoue, que tiene un pequeño refugio, y sigue por la senda del GR-10 francés y la cabaña de Lourdes. En el barranco de Lourdes se deja el sendero de gran recorrido para remontar el valle alpino de Canau hacia el escondido puerto de Bernatuara. La bajada recorre el barranco de Sandaruelo y termina en Bujaruelo.

10 cumbres con vivac

Pirineo aragonés

La Munia por el valle de Pineta

Punto de partida y llegada: Pradera de Pineta (Huesca) / Distancia: 26,5 kilómetros / Desnivel positivo: 2.140 metros

La Munia es una vigorosa escultura de arenas petrificadas y cimientos dolomíticos con sobrecogedores precipicios por todas las vertientes, especialmente en las paredes que caen al circo francés de Troumouse. La ascensión por el lado español es larga y alpina, ideal para vivaquear en el camino y pasar una noche inolvidable en los lagos de la Munia, al pie de la montaña. La travesía sale de la Pradera de Pineta y sigue las marcas del GR-11 que salen del jardín de la ermita de Pineta hacia los Llanos de Larri, por la derecha del Parador. En el aparcamiento comienza el carril ganadero que sube hacia los pastos de Larri dando un rodeo por pendientes más suaves. El primer repecho es duro por un espléndido abetal. En la entrada de Larri se deja el GR-11, que es el camino de vuelta, y hay que seguir hacia el fondo de las praderas, donde están las cascadas de Larri. El sendero sube por la ladera de la derecha, antes de llegar a la base de la cascada, y asciende la empinada ladera occidental del Chinipro hasta el Circo de la Munia y sus preciosas lagunas.

La ascensión continúa por el fondo del circo glaciar hasta el collado de la Munia, el punto de conexión con la vía normal desde el Circo de Troumouse. El tramo final sigue la espectacular cresta occidental de la montaña hasta la cima de La Munia (3.132 m). El único paso “técnico” es el Paso del Gato (II), un escalón rocoso con varias fisuras y buenos apoyos en mitad de la subida. En el descenso se puede evitar la bajada por una canal pedregosa que sale hacia la izquierda, antes de llegar al murito de roca, y baja directamente hacia los lagos. El descenso sale del Circo de la Munia por el collado de las Puertas y baja el sendero del barranco de los Gabachos hasta la Plana de Petramula, conectando con el GR-11 en dirección a Pineta.

Publicidad

Montaña Palentina

Cresta del Curavacas

Punto de partida y llegada: Vidrieros (Palencia). Distancia: 19,8 kilómetros. Desnivel positivo: 1.680 metros.

El Curavacas (2.524 m) es una prominencia geográfica de elevada notoriedad en la Montaña Palentina y una de las grandes cimas de la Cordillera Cantábrica. La vertiente norte es un muro escalofriante, aislado y lejano en las fuentes del río Carrión. Y la cara sur muestra una soberbia pared de conglomerados oscuros que parecen desmenuzarse sobre sus propios abismos. La cresta occidental ofrece una interesante actividad montañera con varios pasos aéreos que puede ocupar una entretenida jornada veraniega, aprovechando para vivaquear en alguna repisa del afilado cordal. La cresta es estrecha y escarpada y no es recomendable llevar tienda para dormir. La ruta sale de Vidrieros por el carril ganadero del valle de Valdenievas, deja el descenso de la vía normal por el Callejo Grande y sigue de frente hasta el fondo de la vega. En el arroyo de Robles hay que tomar el camino de la derecha por unas horquillas que suben hasta unos corrales. La vereda pastoril sigue por el fondo del arroyo del Hormigal y remonta la ladera hacia el collado meridional del Pico Vallejo, donde comienza la travesía de la cresta occidental del Curavacas.

El recorrido de la cuerda salta las cumbres gemelas de Hoya Continúa, salva la brecha del collado de Soña y recorre los riscos del Curruquilla. A partir de aquí comienzan las complicaciones técnicas. En realidad, sin hielo o nieve, no existe ningún paso de alta dificultad, pero es necesario afrontar canales estrechas con pequeñas trepadas verticales (III) y repisas aéreas, buscando los mejores pasos en un cresterío muy quebrado con grandes precipicios en ambos lados. El tramo más delicado está en la Aguja del Pastel y la bajada del Pico Central al collado de la Canal Sur, después hay una trepada sencilla hasta la cumbre y sigue el descenso de la ruta normal por el pasadizo del Diente del Oso y la interminable pedrera del Callejo Grande.

10 cumbres con vivac

Serranías levantinas

Ponoig, el “león dormido”

Punto de partida y llegada: Polop (Alicante). Distancia: 16,2 kilómetros. Desnivel positivo: 810 metros.

La ascensión del Ponoig o Ponoch (1.181 m), en la serranía bética levantina de Aitana, no es una actividad habitual en dos jornadas que requiere un vivac por el camino. Pasar la noche en la espectacular cumbre calcárea del “león dormido”, como se conoce la montaña por el parecido de la silueta de piedra con el animal, es un capricho emocional para sentir el placer de contemplar la puesta de sol en el quebrado horizonte de la provincia española más montañosa y, al mismo tiempo, esperar la salida del sol sobre la línea mágica del Mediterráneo. El Ponoig no es la cumbre más elevada de la sierra de Aitana, pero es un balcón fantástico de la costa alicantina para disfrutar sensaciones únicas en una de las cumbres emblemáticas de la Marina Baixa. La ruta de subida sale del “aparcamiento del depósito”, en las urbanizaciones de la parte alta de Polop, punto de partida de las aproximaciones a las vías de escalada, la vía ferrata y los principales itinerarios senderistas.

El camino sigue el sendero PR-CV 17 por el barranco de la Canal, salta el collado del Cigarrí y en el collado del Llamp toma el desvío de la cima del Ponoig. Las sendas de montaña están bien señalizadas con los recorridos locales y no hay problemas de orientación. La legendaria pingorota del Puig Campana (1.408 m) vigila el paisaje desde su elevado y puntiagudo pedestal. El descenso vuelve de nuevo al paso del Llamp y baja hacia Polop por la Coveta de la Moscarda y el barranco del Gulabdar, entre la mole del Ponoig y las jorobas calcáreas del Sanxet, con la llamativa cresta del Penyó Cabal. El camino pasa por la Casa de Dios, sigue el camino rural y en el mirador del Castellet gira a la derecha por una senda que lleva hasta el aparcamiento del punto de partida.

Publicidad

Sierra Nevada

Caras norte de Alcazaba y Mulhacén

Punto de partida y llegada: Güéjar Sierra (Granada). Distancia: 46 kilómetros. Desnivel positivo: 2.650 metros.

Sierra Nevada es la cordillera de las grandes travesías. Las particulares geografías nevadenses exhiben un completo repertorio de circos de montaña, lomas enormes y profundos barrancos que en la mayoría de los casos requieren salvar altos desniveles y varias jornadas para alcanzar los picos y crestas de las altas cumbres. La aproximación por la Vereda de la Estrella hasta la cara norte de la Alcazaba (3.364 m) y el Mulhacén (3.479 m), dos de los principales colosos de la Penibética andalusí, es una actividad montañera muy completa y espectacular. El punto de partida es el aparcamiento del barranco de San Juan, con acceso desde la antigua estación de Maitena, en Guéjar Sierra, por el viejo trazado del tren minero que sacaba el mineral de galena, pirita y serpentina de las minas Probadora, Estrella y Justicia. La ruta sigue la Vereda de la Estrella por el camino de las minas hasta el llamado Harén del Real, en la confluencia de los barrancos de Lucía, Valdecasillas y Valdeinfierno.

El sendero del Mulhacén pasa por el vivac de Cueva Secreta y asciende el largo y duro barranco de Valdecasillas hasta el circo de la laguna de la Mosca, debajo de la cara norte del Mulhacén. La segunda jornada es muy montañera y se puede dejar el equipo de vivac escondido para la bajada. La ruta más atrevida sigue el panorámico Vasar de la Alcazaba, que recorre horizontal toda la cara norte de la Alcazaba, y sube hasta la cumbre por el Canuto Norte (II), que tiene un ambiente muy aéreo y delicado por el terreno suelto pero es casi la única canal por donde se puede ascender la cara norte sin usar técnicas específicas de escalada, con hielo o nieve es imprescindible equipo invernal de escalada. La travesía baja después al collado de las Siete Lagunas y alcanza la cumbre del Mulhacén por la canal de la Raspa del Tanto, volviendo hasta la laguna de la Mosca por el collado del Ciervo.

10 cumbres con vivac

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

¡Sí, en invierno y otoño también se puede dormir en la naturaleza y disfrutar de lo lindo!

Hacer noche en la montaña, implica contar con un buen saco de dormir. Te contamos en qué fijarte para elegirlo

Te recomendamos

BUFF® incorpora el forro de polar reciclado de Primaloft®...

Visitamos su sede en Barcelona y nos adelantaron algunas de las novedades del próximo...

El equipamiento para el trail runner esta temporada: así es la nueva línea adidas Agr...

Petzl presenta su nueva joya, la linterna frontal más potente de su colección, con la...

A veces sólo basta con poco más de una hora para llegar al fin del mundo...

Con fibra natural que garantiza el bienestar de las ovejas...