7 trucos para bordar tus esquiadas primaverales

Algunos consejos para que tus esquiadas primaverales sean un verdadero éxito.
Inka Bellés -
7 trucos para bordar tus esquiadas primaverales
7 trucos para bordar tus esquiadas primaverales

Aunque no lo parezca, la primavera tiene la fama de ser la época del año con mejores condiciones para practicar esquí de montaña. La nieve en altitud, los días largos y las temperaturas agradables te permitirán alcanzar esos recónditos lugares que solías mirar con ansia desde el telesilla. Aquí tienes algunos consejos para que tus esquiadas primaverales sean un verdadero éxito.

Primavera no siempre es verdadera

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que por ser primavera no siempre encontraremos esas condiciones dichas primaverales de nieve estable. Este año, por ejemplo, la montaña está muy cargada y el peligro de aludes está siendo muy alto en según que zonas. Así que… ¡al loro! Antes de siquiera salir de casa, no olvides consultar el boletín de aludes e informarte de las condiciones específicas de la zona en la que tienes previsto esquiar.

A quien madruga, dios le ayuda

Nieve dura a la subida y crema a la bajada. ¡Eso es lo que busca todo esquiador primaveral! Para conseguir este objetivo, diseña el itinerario pensando que la nieve se transformará primero en las vertientes Este, luego Sud y Oeste. Estudia el desnivel, el kilometraje y calcula lo mejor que puedas cuanto tiempo pasarás sobre los esquís. Finalmente, ¡saca el termómetro y mira por la ventana! Con temperaturas bajas, un cielo despejado de noche suele ser sinónimo de nieve helada por la mañana. Si el cielo está cubierto, la nieve tendrá tendencia a transformarse más rápidamente. ¡Ya está! Aquí tienes todos los ingredientes para calcular la hora ideal de salida para poder gozar al máximo de tu excursión.

Seguridad ante todo

La previsión horaria es un plus para disfrutar, pero también es primordial para tu seguridad. Una caída sobre nieve helada se puede convertir en accidente rápidamente, así como una nieve muy transformada puede acentuar el riesgo de aludes en según que zonas. Adapta el itinerario a las condiciones sobre el terreno y elige pendientes suaves ante la duda. Piolet, crampones y cuchillas son indispensables para garantizar tu seguridad sobre la nieve helada de primera hora de la mañana. Al igual que el DVA, la pala y la sonda, que no tienen que despegarse de ti durante toda la temporada.

Progresión sobre la nieve helada

Anticipar es la clave del éxito en la montaña. ¿Que tienes previsto subir una cuesta con nieve dura? ¡Pues a poner crampones antes de que sea demasiado tarde! Si tienes dificultades siguiendo una traza helada, haz una de nueva al lado sobre la nieve sin compactar, las pieles se agarrarán mejor. No olvides que, a veces, es mejor afrontar las pendientes de cara para utilizar la piel en toda su amplitud.

Vigila con el sol

Sacarse los guantes y ponerse en manga corta puede resultar más que tentador bajo el sol radiante. Pero cuidado, a parte de la insolación, si te caes te vas a llevar a casa una buena quemadura. No dejes la piel al descubierto, elije tejidos finos y transpirables y nunca olvides ponerte crema y las gafas de sol.

La humedad y el sudor también te pueden dejar de regalo algunas ampollas. O inviertes en unas botas estancas, o deberás ingeniártelas para que no entre el agua con polainas y algo de bricolaje. La elección de los calcetines también resulta esencial: no al algodón, sí a los tejidos transpirables.

Gasolina para el cuerpo

Cuando tienes por delante un día espectacular, ya no cuentas las horas de esfuerzo. Eso sí, para aguantar en las mejores condiciones, tienes que alimentarte e hidratarte correctamente. Lleva contigo bebida isotónica en grandes cantidades

(¡mucho nunca será suficiente!), así como alimento sólido rico en glúcidos. Fruta seca, barritas energéticas y un plátano para ir picando por el camino…y el típico bocadillo de jamón para la cima.

No a los problemas técnicos

Antes de empezar la temporada de esquí de montaña primaveral, revisa el estado de tus cantos. Después de un invierno de conversiones y giros puede que necesiten una puesta a punto.

La nieve en primavera suele caracterizarse por el hielo y la humedad. De buena mañana, necesitaremos unas pieles con un pelo impecable para no resbalar. En cambio, para resistir a la nieve primavera del mediodía, será primordial tener una cola en excelente estado. ¿Qué pieles elegir? ¡Las más nuevas que tengas! Lleva contigo varios pares para asegurar el tiro.

 

 

 

 

 

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...