Paraíso perdido, montaña encontrada

27syczuan_nakamura-szczyty-xiaqianglaSolemos decir que en los días que corren ya no quedan lugares por explorar, que la aventura lo es menos con el paso del tiempo. Lejos de la realidad, esta afirmación debería motivarnos para llevar los ojos lejos de los ochomiles, de las clásicas de los Alpes o de las moles nevadas e impertérritas de los Andes (sin olvidar que en la crudeza de sus nieves siempre seremos bien recibidos). La sorpresa sería grata, topando con cordilleras y montañas a los que el hombre apenas se ha asomado. Así lo ejemplificaban recientemente Mitsuru Kato, Hiroshi Matsushima, Ken Sato y Chiharu Yoshimura, un pequeño equipo de la sección Hiroshima del Club Alpino Japonés, que firmaba la primera ascensión al Xiaqiangla (5.470 m), una esbelta pirámide de la región china de Daxue Shan, en la provincia de Sichuan, uno de los paraísos perdidos (o poco encontrados)
Jorge Jimenez -
Paraíso perdido, montaña encontrada

27syczuan_nakamura-szczyty-xiaqianglaSolemos decir que en los días que corren ya no quedan lugares por explorar, que la aventura lo es menos con el paso del tiempo. Lejos de la realidad, esta afirmación debería motivarnos para llevar los ojos lejos de los ochomiles, de las clásicas de los Alpes o de las moles nevadas e impertérritas de los Andes (sin olvidar que en la crudeza de sus nieves siempre seremos bien recibidos). La sorpresa sería grata, topando con cordilleras y montañas a los que el hombre apenas se ha asomado. Así lo ejemplificaban recientemente Mitsuru Kato, Hiroshi Matsushima, Ken Sato y Chiharu Yoshimura, un pequeño equipo de la sección Hiroshima del Club Alpino Japonés, que firmaba la primera ascensión al Xiaqiangla (5.470 m), una esbelta pirámide de la región china de Daxue Shan, en la provincia de Sichuan, uno de los paraísos perdidos (o poco encontrados) del alpinista.

Estableciendo su campo base junto a un lago a 4.350 metros, el equipo nipón podía observar la elegante montaña, cercada al este por el río Dadu, que el explorador japonés Tamotsu Nakamura fotografió y expuso al público, dando origen a las intenciones aperturistas de Sato y compañía, diseñando un plan de ataque en estilo alpino con dos equipos y por diferentes rutas.

Serían Matsushima y Sato quienes, tras seguir un corredor por la cara NE, salir por la arista Norte y superar peliagudas secciones de mixto (III y IV), alcanzaban la cumbre de este cincomil virgen que se mostró con pocas ganas de ponerles las cosas en extremo difíciles a los japoneses, consintiendo la conquista. El segundo equipo, compuesto por Kato y Yoshimura solo podían llegar a la antecima antes de emprender la retirada por la hora tardía.

Tras 15 horas de actividad, el equipo al completo llegaba a su campo base avanzado, en los dominios del río Dadu, reconocidos por la riqueza de su cultura tibetana, cada vez más devaluada por la aceleración china, que entre otras cosas planea construir una imponente presa en el río.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Probamos las nuevas ASICS Fujitrabuco Pro: unas zapatillas para carreras de media dis...

Rendimiento y salud en diez claves para tus correrías estivales...

Una extraordinaria oportunidad de viajar, por la cara, de los Alpes Julianos al Adriá...

Llega a su quinta generación mejorando su rendimiento y con nuevas tecnologías...

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

Una de las grandes novedades de Sea to Summit para las aventureras y amantes de los d...