Eduardo Martínez de Pisón, un humanista en la montaña

Como lo prometido es deuda, os traemos la segunda entrevista express sobre literatura de montaña y aventuras. Y hablamos con uno de los grandes defensores del entorno dentro y fuera de nuestras fronteras.

Mini-entrevista a Eduardo Martínez de Pisón20081016172717-1210370409-01

Su currículum dice que es catedrático, explorador, viajero, escritor y alpinista, perfil que cabría resumirse como el de un hombre apasionado. Eduardo Martínez de Pisón (Valladolid, 1937) descubrió las montañas siendo un niño y a día de hoy, con pocos años más en su espíritu, es una de las voces más autorizadas en defensa de las montañas y los grandes espacios. Se formó como geógrafo con Manuel de Terán, figura fundamental e irrepetible de la geografía española. Eduardo, como parte de sus investigaciones y de sus aventuras, ha visitado el Himalaya, el Karakorum, los Alpes, los Andes, Groenlandia, Alaska o la Antártida, experiencias que ha plasmado en casi todas su publicaciones, especialmente en “El sentimiento de la montaña”, publicado por Ediciones Desnivel, y escrito conjuntamente con Sebastián Álvaro. Eduardo es, en definitiva, un huma
Jorge Jimenez -
Eduardo Martínez de Pisón, un humanista en la montaña

Como lo prometido es deuda, os traemos la segunda entrevista express sobre literatura de montaña y aventuras. Y hablamos con uno de los grandes defensores del entorno dentro y fuera de nuestras fronteras.

Mini-entrevista a Eduardo Martínez de Pisón20081016172717-1210370409-01

Su currículum dice que es catedrático, explorador, viajero, escritor y alpinista, perfil que cabría resumirse como el de un hombre apasionado. Eduardo Martínez de Pisón (Valladolid, 1937) descubrió las montañas siendo un niño y a día de hoy, con pocos años más en su espíritu, es una de las voces más autorizadas en defensa de las montañas y los grandes espacios. Se formó como geógrafo con Manuel de Terán, figura fundamental e irrepetible de la geografía española. Eduardo, como parte de sus investigaciones y de sus aventuras, ha visitado el Himalaya, el Karakorum, los Alpes, los Andes, Groenlandia, Alaska o la Antártida, experiencias que ha plasmado en casi todas su publicaciones, especialmente en “El sentimiento de la montaña”, publicado por Ediciones Desnivel, y escrito conjuntamente con Sebastián Álvaro. Eduardo es, en definitiva, un humanista, un hombre para el hombre y para su planeta.



¿Recuerdas el primer libro de aventura que leíste?
Sí, era un niño al que le gustaba mucho leer. Se titulaba "Entre los pielesrojas" de Karl Mai; eran varios tomos, que devoré un verano, en una edición antigua cuyas tapas aún recuerdo, con una cara de indio de perfil con el plumero.

¿Crees que a la literatura de montaña, de aventura, le falta algo por recorrer?
La literatura de montaña se renueva constantemente y tiene todo el futuro que también le quepa al montañismo en evolución. Debería aspirar además a no ser sólo literatura "de montaña", específica, buena, sino sólo buena literatura en sentido general.

¿Cuáles dirías que han sido los libros que más te han influido?
No serían de montaña, sino de filosofía y literatura en general. Creo que debo mucho a la generación del 98, a Machado, a Unamuno particularmente.

sentimiento_montana_p¿Crees que es tan importante la literatura como la propia actividad en montaña para dar a conocer ese mundo especial de las cimas y allanar el camino para la conservación de estos territorios?
Siempre lo ha sido. El montañismo sin narración o sin poesía estaría falto de una parte sustancial de su expresión, porque el montañero ha sido también artista desde los inicios de esta actividad. También la caza, los polos, el desierto y el mar han dado literatura, pero con la carga literaria del montañismo no sé si hay otro deporte.

¿Cuánta necesidad hay de divulgar en exceso aventuras sobre unos parajes que la masificación puede poner en peligro?¿O es una cuestión de educación?
Es cuestión de educación. No sólo hay que divulgar dónde ir, la guía práctica del lugar, sino cómo ir, la preparación cultural para ir correctamente. Lo que se desconoce es indiferente a las personas; ni se aprecia ni desprecia: sólo se ama lo que se conoce. Es un riesgo, sin duda, pero también es posible que de ello salga un bien, por lo que hay que ayudar a conocer como es debido.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...