Foto noticia

¿Es seguro ese terreno? Escala de Clasificación del Terreno de Aludes

1 diciembre 2017 | Jordi Gavaldà, Ivan Moner, Montse Bacardit

En febrero de 2003 un grupo de 17 jóvenes fueros alcanzados por una avalancha en el Glacier National Park de Canadá, y 7 de ellos murieron. El accidente ocurrió en una zona que se percibía como terreno seguro por su fácil acceso y baja dificultad técnica, donde grupos sin experiencia podían realizar una salida invernal. Éste trágico accidente evidenció que era preciso crear un sistema para clasificar y explicar el terreno en función de su seriedad respecto a las avalanchas.

¿Cuántas veces hemos afrontado una travesía con esquís sin una correcta planificación?El terreno por el que circulamos parecía más sencillo y menos expuesto ¡como lo describía la guía!  Debemos continuar adelante, ¡ya no tenemos tiempo de retroceder y buscar un itinerario menos peligroso!” Estas son situaciones y errores que habitualmente se repiten en grupos durante una salida de montaña. El problema es que en terreno invernal un error de planificación puede desencadenar rápidamente un trágico accidente. Cuando pensamos en seguridad alrededor de una salida de esquí de montaña o raquetas en terreno de aludes  debemos hacerlo apoyándonos en cada uno de los lados del triángulo de seguridad (Condiciones, Terreno, Grupo). El dominio completo de estos tres conceptos es imposible de alcanzar, pero con formación y práctica consciente podremos llegar a conocer en profundidad cada uno de los factores y mejorar nuestra seguridad.

ATES

Por un lado, las condiciones en las que se encuentra la nieve y cómo la meteorología va a influir en su estabilidad, constituye un conjunto de variables muy complejo y dominar esta materia nos va a llevar años de estudio y experiencia. Por otro lado, si tenemos en cuenta que la mayoría de los accidentes por avalanchas son causados por una mala gestión del grupo y la toma de decisiones, podemos intuir lo complejo que es también este factor. Así pues, solo nos queda el terreno como elemento objetivo que podremos evaluar y gestionar a favor de nuestra seguridad. Parámetros como la pendiente, la orientación o la rugosidad de una ladera son observaciones fáciles de realizar y van a constituir una herramienta básica para la toma de decisiones durante el transcurso de una salida. El terreno es un parámetro invariable en el tiempo y relativamente sencillo de leer, de ahí la expresión de origen canadiense: “Si la nieve es el problema, el terreno es la solución”.

¿Cómo podemos clasificar el terreno de avalanchas?
En 2004, técnicos de Parks Canada conjuntamente con profesionales fuera de la agencia, desarrollaron la Escala de Clasificación del Terreno de Aludes (ATES según sus siglas en inglés) con el objetivo de clasificar el terreno según su exposición a las avalanchas. Inicialmente, basándose en la ATES, se clasificaron los itinerarios de montaña invernal más populares asignándoles una categoría de una escala de tres valores: Simple, Exigente y Complejo. Más adelante, se empezó a implementar la ATES a escala zonal, es decir, los criterios de clasificación del terreno se aplicaron a áreas definidas y cubriendo así todas aquellas zonas donde se practica actividad. La ATES, desde sus inicios en Canadá, fue implementada con éxito, convirtiéndose rápidamente en una valiosa herramienta tanto para usuarios recreativos como profesionales con operaciones en terreno de avalanchas.

DEFINICIONES DEL MODELO DE DIFUSIÓN PÚBLICA
Simple: exposición a laderas con poca pendiente y terreno forestal. Algunos claros de bosque pueden implicar zonas de llegada de aludes poco frecuentes. Muchas opciones para reducir o eliminar la exposición.
Exigente: exposición a zonas de trayecto de aludes bien definidas, a zonas de llegada o a trampas del terreno. Existen opciones para reducir o eliminar la exposición encontrando rutas con cuidado.
Complejo: exposición a zonas de llegada de aludes múltiples y sobrepuestas o a grandes extensiones de terreno abierto e inclinado. Zonas de inicio de avalanchas múltiples con trampas del terreno debajo. Mínimas opciones de reducir la exposición.

ATES es una herramienta de planificación y no de toma de decisiones. De la misma manera que en la preparación de una excursión debemos consultar las condiciones meteorológicas que vamos a encontrar y el grado de peligro de aludes existente, debemos también adaptar la salida al terreno adecuado según las condiciones presentes y las características del grupo.

¿Dónde puedo utilizar esta escala?
Desde su creación, la ATES se extendió rápidamente a otros países como EEUU y Nueva Zelanda. En 2011, el Centro de Aludes del Conselh Generau d’Aran realizó en una zona piloto la primera experiencia en los Pirineos y Europa, incorporándola como una herramienta de planificación. Actualmente existen experiencias en otros países europeos, como Noruega, Suecia y Andorra. En España, además del Valle de Arán, se está implementando en otros valles del Pirineo como en la estación de esquí de Tavascan, o en el sistema Central en Peñalara. Desde la aplicación de la ATES en el Valle de Arán, ACNA (Asociación para el Conocimiento de la Nieve y los Aludes) ha incorporado la ATES dentro de sus cursos de formación de seguridad en terreno de aludes, como herramienta básica para aprender a leer el terreno de aludes y planificar la salida hibernal.

Cerrando el círculo. ¿Cómo adaptamos el grupo al terreno y a las condiciones existentes?
Hasta aquí hemos abordado las características de la escala de clasificación del terreno de avalanchas (ATES) pero… ¿cómo la podemos utilizar si los demás factores del triángulo de seguridad (condiciones y grupo) varían de forma tan compleja? Para ello se desarrolló el Evaluador.

Evaluador ATES
RECOMENDACIONES:
NO SE RECOMIENDA circular por la montaña en la zona de color rojo sin conocimientos de nivel profesional o experto en nieve y aludes. Condiciones preparadas para que haya accidentes por aludes. Hay que tener PRECAUCIÓN EXTRA en la zona de color amarillo. Las avalanchas son posibles por causas humanas o naturales, y los accidentes son frecuentes. Se requiere un nivel avanzado de comprensión del peligro de aludes existente. Condiciones en la zona verde son adecuadas para circular por terreno de aludes y los accidentes son generalmente infrecuentes. Hay que tener PRECAUCIÓN, saber reconocer el peligro y tener las habilidades de circulación con seguridad y de rescate.

El Evaluador es una herramienta de planificación complementaria a la Escala de Clasificación del Terreno de Aludes. Su finalidad es conducir al usuario en la elección objetiva y sistemática de la salida adecuada al terreno (mediante la ATES) como a las condiciones de nieve y peligro de aludes (mediante el boletín de peligro de aludes). Con el Evaluador, el usuario combina ambas informaciones y obtiene como resultado un conjunto de recomendaciones que además deberán ser adaptadas al nivel de entrenamiento y experiencia en terreno de nieve y aludes del grupo.
No es una herramienta de toma de decisiones durante la salida. Una vez elegida la zona por donde nos vamos a mover, la elección de la traza segura la realizaremos evaluando continuamente tanto parámetros de terreno (como la inclinación, la forma de la ladera o  la existencia de trampas del terreno como acantilados o zonas canalizadas) como de condiciones (estado de la nieve, indicios de peligro, test de estabilidad,…).

Vamos a ver un ejemplo.
Imaginemos dos grupos de excursionistas que pretenden realizar una salida en una zona con cartografía ATES disponible. El grupo 1 lo forman cuatro personas con experiencia en terreno de aludes, bien formadas, con el material de seguridad (DVA, sonda y pala) y que realizan prácticas de auto rescate en avalancha de forma sistemática. El grupo 2 está formado por 3 personas bien equipadas que aunque poseen un buen nivel físico y técnico de esquí, se inician en el esquí de montaña y no tienen formación específica en terreno de aludes ni practican habitualmente el auto rescate. El objetivo del día es ascender al Montardo por Valarties (línea amarilla del mapa) y el grado de peligro de aludes es Notable (3).

ATES mapa Montarto

Utilizando el evaluador vemos que con peligro 3, para movernos por terreno simple se requiere una “precaución normal”, por terreno exigente una “precaución extra” y “no se recomienda” en terreno complejo. Pero si nos fijamos bien en el mapa, gran parte del recorrido transcurre por terreno “Exigente” y en algunos puntos nos aproximamos o llegamos a pisar terreno “Complejo”.

ATES

La conclusión en este caso es que el grupo 1 puede afrontar este itinerario con mayor seguridad siempre que realice las observaciones y la toma de decisiones de forma continuada en los tramos de terreno Exigente y Complejo. En cambio, el grupo 2 no posee suficiente experiencia para moverse con suficiente seguridad en este terreno con las condiciones actuales, y deberían plantear una excursión en terreno simple.

¡QUEREMOS SABER MÁS!
Para obtener la cartografía del terreno según la ATES, se aplica un modelo técnico basado en 11 parámetros (pendiente, forma de la ladera, densidad del bosque, trampas del terreno, frecuencia de avalanchas, densidad de la zona de salida, características de la zona de llegada, interacción de zonas de trayectos, opciones de ruta, tiempo de exposición y exposición a terreno glaciar). Estos criterios se analizan de forma independiente en cada área de terreno delimitada previamente. Este trabajo supone combinar análisis del terreno a partir de cartografía digital y trabajo de campo para verificar la zonificación realizada y comprobar in situ las características del terreno. Podemos encontrar más detalles sobre la metodología en arc.lib.montana.edu

Más información y consulta de la herramienta ATES:

- Centro de Aludes del Conselh Generau d’Aran
- Asociación para el conocimiento de la nieve y los aludes
- Sistema Central: Peñalara
- Tavascán
- Centro pirenaico de referencia para la gestión de riesgos de montaña

Jordi Gavaldà, Ivan Moner y Montse Bacardit  trabajan en el Centro de Predicción de Aludes del Conselh Generau d’Aran. / FEDME



¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a Oxígeno

También te puede interesar...

Esquí de montaña

Claudia Galicia repite podio en China

18 diciembre 2017 | Redacción Oxigeno.

Esquí de montaña

Claudia Galicia y Antonio Alcalde brillan en el inicio de la Copa del Mundo de Skimo

15 diciembre 2017 | Redacción Oxigeno

Esquí de montaña

Una experiencia única: GORE-TEX High Camp Tour

13 diciembre 2017 | Redacción Oxígeno

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.