Foto noticia

El Mont Blanc por su ruta normal

14 noviembre 2016 | Redacción Oxígeno

El Mont Blanc, con sus 4.807 metros de altitud, es el punto más elevado de la la cordillera de Los Alpes y de Europa. Se eleva, como una gigantesca cúpula de hielo, sobre la dorsal que separa Italia de Francia. A sus pies surgen Courmayeur y Chamonix, que se han hecho famosas en todo el mundo gracias a la majestuosa montaña que las domina. La ladera italiana tiene un aspecto severo, debido a la presencia de altas paredes rocosas polícromas, mientras que la ladera francesa se muestra más imponente, recubierta por blancos e inmensos glaciares.

Escalar la cima más alta de Europa Occidental representa para muchos amantes de la montaña un sueño. Subir a la cima de los Alpes proporciona unas sensaciones mágicas por la belleza de las cumbres y valles que nos rodean, muchos de ellos lugares épicos del alpinismo moderno: Los Drus (3.754 m), Grandes Jorasses (4.208 m), Bionnassay, Dent du Géant (4.013 m), Agujas de Chamonix… Un largo etcétera que deja boquiabierto a todo aquel que busque un reto de altura.

En cualquier época Chamonix se llena de alpinistas, muchos de ellos españoles, buscando ansiadamente la cima del gran ‘Monte Blanco’. Se trata de un reto técnicamente fácil para montañeros acostumbrados a ascensiones invernales, aunque recomendamos siempre la ascensión con guía (puedes contratarlos en España o allí mismo en Chamonix) y con un entrenamiento previo que nos permita ascender disfrutando de la actividad (www.chamonix-guides.com).

AL MONT BLANC POR LA RUTA NORMAL O GOÛTER
Se ha dicho algunas veces que la ascensión es larga, aburrida y poco interesante. En realidad es todo lo contrario: creemos, incluso, que la Arête des Bosses es uno de los recorridos de nieve más bellos que existen. Deben cumplirse, al menos, dos condiciones: que la ascensión se comience por la mañana temprano, y que los alpinistas se encuentren en plena forma, para que la marcha sea un placer y no una experiencia desagradable. En todo caso, en el Mont Blanc y más especialmente en este recorrido no se lamenta nunca haber salido demasiado temprano. Siempre, haberlo hecho demasiado tarde - ello ante todo por unas razones técnicas: se camina mejor si la nieve está dura, así escalar la Arête des Bosses a las 5 ó 6 de la mañana es más fácil que al mediodía.

A estas razones técnicas se añaden otras de orden estético: el propio Mont Blanc, las cumbres próximas y lejanas son más hermosas al amanecer. Ahora bien, como la belleza de un paisaje es también un estimulante, hay que partir a plena noche, es decir, abandonar el refugio del Aiguille du Goûter lo más tarde a la 1 de la mañana. Así, la parte eventualmente más exigente, la subida al Dôme, se efectúa de noche y toda la ascensión no es sino un remontarse al encuentro del sol.

La ascensión al Mont Blanc no presenta ninguna dificultad técnica, excepto el hábito de caminar con crampones. En cambio, hay que estar entrenado a la marcha y a la altitud. También conviene poseer una solida experiencia alpina porque, si bien esta ascensión podría ser considerada sencilla con buen tiempo, puede resultar muy penosa bajo un viento fuerte y muy inquietante por las nieblas; y cuando se desatan ventiscas puede dar ocasión a terribles catástrofes. Hay que saber renunciar a tiempo. En fin, haga bueno o malo, no te olvides pensar en los pioneros que hace más de dos siglos fueron los primeros ascensionistas de la montaña: J. Balmat y M. Pacard, 8 de agosto de 1786 (por el Ancien Passage entre las dos barras de los Rochers Rouges).

Información general
Zona: Glaciar de Bionnassay, Chamonix (Francia).
Acceso y bases: el refugio de Aiguille de Goûter (3.835m), entre 4-6h desde la estación de ferrocarril de Nid dAigle (2.372m).
Primera Ascensión: en 1861 por: M. Anderegg, J.J. Bennen y P.Perren junto con los ingleses L. Stephen y F.E. Tuckett.
Desnivel: 1.050 m aproximadamente, entre el refugio de Aiguille de Goûter (3.835 m) y la cumbre del Mont Blanc.
Orientación: Oeste-Noroeste.
Dificultad técnica: II, PD inf. Ascensión glaciar por nieve, máximo 40º, con algunos pasos de trepada en roca.
Época Recomendada: Prácticamente todo el año.
Valoración: Clásica y frecuentada. Si transcurre todo como lo previsto, entonces se disfrutará de unas horas inolvidables en el techo de los Alpes. (No obstante se recomienda una inyección contra la decepción; sobre todo con buen tiempo: aglomeración, apasionantes encuentros en la bastante expuesta Arista de Les Bosses y muchos "compañeros" con pocos escrúpulos. La ascensión se hace más soportable soñando antes tres veces sobre esta realidad...
Material: Crampones, piolet, cuerda y casco (para la aproximación a la Aiguille de Goûter).
Horarios: 4-5h desde el refugio de Aiguille de Goûter hasta la cumbre. Descenso: 4 horas. Según condiciones.
Cartografía: IGN mapa turístico 1-25000 n_1 Chamonix-Mont Blanc y n_2 St-Gervais-les Bains.

Descripción de la ruta
Línea general: desde Tête Rousse, toda la ascensión a la aguja es bien visible. Por consiguiente, fijarse en ella, estudiar el itinerario y comprender las razones del mismo. Así se advierte que el paso delicado está en la travesía del corredor. Desde la aguja se advierten los extensos campos de nieve del Dôme y se distingue muy bien el itinerario, determinado por el terreno: recodo a la derecha, a lo largo de la cresta de la aguja, y luego larga diagonal hacia la izquierda y vuelta a la derecha. Finalmente desde el Dôme se percibe la arista superior, afilada e interesante, debido a los numerosos resaltes y alabeosde la arista, más o menos orlados de cornisas, imaginad el itinerario como si se tratase de un arista virgen.

Ruta de Ascenso: desde el Nid d-Aiguille, seguir el sendero que con dirección NE sube hacia el Désert de Pierre Ronde, ascendiendo bajo la cresta de Rognes, y luego cambiando de dirección parte hacia la derecha, al SE, y escala el espolón que desciende de la Aiguille du Goûter. Seguidamente, en travesía, llegar al refugio de Tête Rousse (3.167 m). Desde aquí, continuar a la izquierda, para dar un rodeo que conduce a la derecha, con el fin de atravesar el ´corredor´ (mucho cuidado con la caída de piedras) que desciende de la aguja; entonces se asciende primero en diagonal y luego directamente la arista en cuya cumbre se encuentra el refugio Goûter (3.817 m; 4-5h). La subida a dicho refugio equivale ya a una ascensión. Aquí se recomienda pasar la noche, pues debe considerarse la ascensión al Mont Blanc como una actividad de dos días de duración. Desde el refugio Goûter, seguir primero a la derecha de la arista, casi horizontal durante 600m, en dirección SE, y luego ligeramente en diagonal hacia la izquierda, elevarse hacia el Dôme de Goûter, cuya cumbre se deja a la izquierda, para llegar al Col du Dôme (4.237 m, 2h) y luego al refugio Vallot(4.362m, 30min). Desde allí, escalar la arista O, franqueando la Grande Bosse (4.547m), alcanzar los Rouchers de la Touernette (4.677 m) y por la arista, que se adelgaza, llegar a la cumbre del Mont Blanc (4.807 m, 1´30h, Desde el refugio Goûter 4-5h).

Descenso:
- Por la misma ruta de ascenso, (4 horas).
- Por la Aiguille du Midi ( 4 horas ) y el teleférico a Chamonix.
- Por G. Mulets - Plan de l-Aiguille ( 5 horas ) y teleférico a Chamonix.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a Oxígeno

Deja tu comentario

También te puede interesar...

Alpinismo

Everest invernal: el "Corredor de la muerte" en vídeo

19 enero 2017 | Redacción Oxígeno

Alpinismo

Mucho frío y avalanchas para Elisabeth Revol en el Manaslu invernal

18 enero 2017 | Redacción Oxígeno

Alpinismo

Alex Txikon alcanza el Campo 1 del Everest

16 enero 2017 | Redacción Oxígeno

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.